BURBUJITIS SESEÑUDA

(especial realizado el 15-5-2005, antes de nadie supiese quién era el Pocero)

En este especial elaborado el día de San Isidro, patrono de Madrid, hemos querido hacer hincapié sobre el alcance que una burbuja inmobiliaria tan boyante como la madrileña puede tener al traspasar las fronteras de lo racional y por añadido las fronteras de su propia comunidad.

La autopista nacional A-4 es utilizada por miles de conductores a diario, también en sus cercanías circula de forma paralela la radial R-4, la vía del tren Madrid-Aranjuez y naturalmente el AVE, por lo que muy pocos que hayais pasado por el centro de la península habreis dejado de ver el objetivo de este reportaje: Seseña, en la provincia de Toledo.

Seseña es una población toledana más cercana a Madrid que la propia Aranjuez, de hecho en muchos aspectos su relación con Madrid es mayor que con Toledo, ya que se encuentra integrada en la red de transportes de la Comunidad de Madrid, y sus habitantes suelen trabajar en el cinturón industrial del sur de esta comunidad.

Pero que demonios, aquí venimos a ilustrar algo que tiene que ver con la casa de la izquierda, dedicada a las gestiones inmobiliarias, ¿por qué razón en Seseña hay más inmobiliarias que cualquier otro comercio?.
La razón reside en esta visión gruística que se observa desde la A-4 a la altura del kilómetro 34, pasado Valdemoro. Los que nunca hayais observado este desolador panorama de gruas al llegar a Madrid seguramente no tengais claro lo que es la "construcción compulsiva", y lo que supone una inercia generada tras 6 años de un espectacular "boom" inmobiliario. Pero lo gracioso de esta imagen no reside en que haya gruas, o en que estén edificando pisos, sino en la situación de los mismos. Veamos los alrededores.

 

Estas fotos han sido tomadas desde Valdemoro Sur en dirección Seseña, junto a la R-4 a su paso por esta localidad, como veis no hay nada a la vista, simple campo (con muchas liebres y faisanes por cierto) y monte, lomas, sembrados de cereales... Pero en la foto de arriba a la izquierda se observa una acumulación blanca: es cemento.

Llegar hasta ese lugar fue toda una odisea, sabíamos que la R-4 debía pasar cerca, por los caminos rurales parecía dificil, desde la A-4 tampoco se observaba una ruta clara para llegar, así que finalmente fuimos a Seseña, pensando que dicha mole gruística se encontraría cerca. A base de no perder el rumbo llegamos hasta el cementerio de Seseña, justo allí comenzaba un camino repleto de badenes con pasos de cebra (¿tanta necesidad tienen los muertos de cruzar?) y al poco un recorrido asfaltado nos acercaba (tras muchas intentonas) a nuestro objetivo.


Pues si, acertamos con el camino, con ilusión observábamos como poquito a poco estábamos más cerca de la expresión máxima de una burbuja inmobiliaria (con permiso de Ciudad Valdeluz), a 34 km de Madrid un ejército de 34 gruas construían con ahinco la fase 1 de la residencial "Francisco Hernando" ¡en medio de la más absoluta nada!, porque cuando uno construye en zonas de campo se limita a realizar urbanizaciones de chalets o casas con parcela y todo, pero no, esto eran moles de ocho alturas al más puro estilo de cualquier edificio situado en un barrio residencial de una ciudad. Vean los alrededores de este desértico emplazamiento.


Al norte solo se observa la apenas transitada R-4, ni rastro de civilización, tan solo una nave industrial situada en la A-4.

Mirando hacia el este vemos las banderas patrias de toda obra española, y al sur la R-4 y uno de los dos accesos que tendrá esta cosa que nisiquiera puede ser llamada residencial.

Al oeste solo campo, tanto campo que yendo en línea recta el pueblo más decente se encuentra a 20 km (Illescas)

Y estos son los futuros accesos desde la R-4, 6 eurillos de nada les costará la gracia de ir a Madrid.

Así son las cosas en España, teniendo suelo por todos lados, sobrando espacios para urbanizar en los cascos urbanos de cualquier ciudad, y sin embargo ONDE 2000 construye la residencial "Francisco Hernando" a 4 km de la civilización más cercana que es Seseña, a 8 de Valdemoro, a 34 de Madrid, a 20 de Illescas y encima te lo venden como "pisos exclusivos perfectamente comunicados a 20 minutos de la Puerta del Sol por la R-4" (¿¿¿??), pero vamos a ver, pensemos, si un habitante de Villaverde con coche tarda lo mismo (con tráfico fluido), ¡¿cómo un pavo de esta residencial va a tardar lo mismo?!, ¡que me lo expliquen!.

Pero ahí no queda la cosa, contemplen que horripilante urbanismo...


A ojo estimamos que en estas fases de la residencial podrían residir de 15.000 a 20.000 habitantes, que de momento carecen de cualquier tipo de transporte público, y que además tendrán solamente un acceso a la R-4 y otro a la A-4. Pero claro, otro problema consiste no solo en la eterna necesidad del coche privado que ejercen estas zonas sobre sus habitantes, sino la falta de lugares por los que pasear, zonas verdes (que podrían tardar 30 años en tener cierta frondosidad) y servicios de los ayuntamientos, y digo en plural, porque dudo que el ayuntamiento de Seseña vaya a tener fondos suficientes como para dar una buena cobertura a esta gente.

Pero no importa, si nisiquiera hay caseta de obras y miren, ya tenemos un anuncio de un particular vendiendo su "inversioh".

El precio es a convenir, pero ya hemos consultado y pretenden sacar 210.000 € como mínimo por un (vamos a decirlo claro) PISO DE MIERDA, EN MEDIO DE LA NADA, SIN SERVICIOS, CON CALIDADES ÍNFIMAS Y QUE DA ASCO COMPRAR.

No sabemos que deparará el futuro para esta promoción, pero pintan bastos porque hay casas mucho mejor situadas por precios menores en los alrededores.

Seguramente esta sea una de esas ciudades fantasma en las que no viva nadie tras terminar la primera fase, y quizás la segunda no llegué nunca a levantarse y todo quede en un megaproyecto que nunca debió comenzar.

No hay vuelta atrás, todo confirma que la situación está al borde de un "crack" histórico, y nosotros mientras vivimos en nuestra particular burbuja de consumo. El "Crack de las Burbujas" se llamará en los anales de la historia económica mundial, cuando a principios del siglo XXI la humanidad entera pasó por una fase en apariencia boyante, pero en realidad solo se dedicaron a consumir sus recursos de 30 años en apenas una década, pasando por tanto de la más absoluta de las riquezas, a una recesión brutal que arrasó con la clase media.

No es ciencia ficción, es una realidad que cada día se percibe con más facilidad, no hay riqueza real que sostenga esta espiral de consumo desmedido, en este aspecto deberíamos aprender de los alemanes, los cuales están en una aparente crisis que no es más que un ciclo de "no crecimiento" para evitar una futura recesión a la que España está abocada en cuanto esos pisos que habeis visto en este reportaje valgan lo que tienen que valer: NADA.

Para más información sobre la residencial "Francisco Hernando":

PP y PSOE votan juntos no investigar las presuntas irregularidades urbanísticas en Seseña.

(c) Caín