5AÑOS NO SON NADA... ¿o sí?

 

Queridos aficionados de Burbujona, estamos en 2009 celebrando ya 5 años desde que naciese esta página. Nunca hemos sido relevantes en el devenir de los acontecimientos, no hemos aparecido en demasiados blogs, nadie ha hablado de nosotros en los medios, y sin embargo nuestra razón se difundía y preguntando en el trabajo nos sorprendíamos de cuantos habían oído hablar de este modesto y cutre sitio web. El poder de la información es un arma que bien utilizada sirve para ayudar y mejorar la sociedad, mal utilizada sirve para desinformar y causar situaciones surrealistas como la vivida con la vivienda entre los años 1998 y 2008.

Queremos dejaros un último homenaje a esta moribunda Burbujona que durante 5 años (la mitad del boom inmobiliario) nos proporcionó sabias palabras.

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Torrevieja/espejo/crisis/elpepuespval/20080413elpval_2/Tes

Benito, ¿os acordáis de Benito?, si, él nos deleitaba con pisos a 105.000 € con la excusa de una rebaja "especial", pues bien, Benito ya anda ofreciendo pisos por 70.000 € y reconociendo la crisis. Juzgad vosotros mismos, muchos ciegos insultaban a esta página por decir mentiras, ¿ahora quién miente?.

Ciertamente el futuro lo decidimos nosotros, cuando como sociedad sabemos actuar, sin embargo socialmente España es un país deficiente donde la gente actua aborregada por los medios de incomunicación, donde lo que dice el vecino paleto que no ha sacado ni el graduado escolar tiene más valor que lo que nos comenta un licenciado que por cierto está en paro porque nadie tiene interés en premiar al que aporta productividad.

España tiene lo que se merece, y no ha sido Zapatero, ni Rajoy, ni Solbes, ni Rato, ni tan siquiera Boyer. Hemos sido NOSOTROS los que hemos provocado entre todos tener una crisis galopante y maximizada por no respetar la lógica ni el sentido común, por no hacer caso de la información que no le interesa a nuestro EGOISMO, por creer a pies juntillas a los que nos roban dinero por darnos dinero. Cuando aceptamos la esclavitud voluntaria somos cómplices de los que nos esclavizan.

Forges, ¡qué grande eres!, hay docenas de viñetas que han ido reflejando a lo largo de estos larguísimos cinco años lo que era nuestra pequeñez frente al abuso de la banca, hoy en día la situación es caótica porque los que necesitan vivienda la tienen a precios más o menos razonables (similares a 2001 en muchos casos), sin embargo esos mismos que inflaban sin detenimiento la Burbujona ahora deniegan el crédito porque un "director" incompetente de la entidad decide que ahora la vivienda no tiene valor para ser sosten de una hipoteca. Los que hemos esperado estamos contentos de habernos ahorrado muchos miles de euros, pero luego nos enfrentamos a escenarios igualmente abusivos, especialmente en las grandes ciudades donde muchos abusan con los alquileres, los promotores de vivienda protegida abusan con sobreprecios y módulos agresivos, el Ministerio de Vivienda abusa poniendo al 4% el tipo de interés de los préstamos convenidos de la VPO (cuando el mercado está a la mitad, etc.

El casi 20% de paro que sufre España tiene mucho que ver con esta gráfica, ¡de repente el valor del PIB se ha derrumbado!, no muy lejos tenéis que ir para ver que en esta misma página ya advertíamos que era totalmente artificial considerar los pisos como un valor que sostiene el PIB.

Ahora pagamos las consecuencias de esta gráfica en forma de personas que no puede pagar sus deudas, economía contraida, deflación, la palabra más temida a la puerta de nuestra casa. Sin embargo en este escenario catastrofista nosotros defendemos que todo tiene fácil solución: el dinero sigue ahí, el dinero es el valor de nuestro esfuerzo productivo, ¡valoremos la productividad!, salgamos a tomar algo, disfrutemos de la amistad, si no estamos entrampados es lo mejor que podemos hacer, así los entrampados aunque suene duro decirlo serán de algún modo nuestros esclavos y trabajarán para pagarnos lo que deben.

Y por fortuna muchas iniciativas han resurgido para volver a dar vivienda asequible a los que decidieron no entramparse, no son la panacea, pero erradicar la mentalidad ladrillista de España creemos que es tarea imposible, pero por lo menos sepamos que el valor del ladrillo no es más que el que tiene la economía real, y de momento esa economía es mayormente mileurista.

 

Aquí os dejamos queridos amigos, tampoco hay mucho más que decir, simplemente GRACIAS a los que creísteis en nosotros, a los demás pues lo sentimos por vosotros.