De excursión por el barrio del Lucero

Que en apenas cinco años un barrio obrero, con pisos pequeños, sin ascensor y muchas deficiencias, donde los encontrabas por precios que rara vez superaban los 10 millones, pase a tener esos mismos pisos valorados en 30 millones o 180.000 €, da para pensar, por mucha reforma que le hayan hecho.

El efecto euro provocó una fiebre compradora que tiró para arriba de los precios de una forma que sería hilarante, de no ser por la gente que se quedó sin la posibilidad de comprar un piso en su propio barrio, o de aquellos que compraron al límite de sus posibilidades, y que tienen todas las papeletas para estar pagando una hipoteca que vale más que su piso.

Como unas imagenes valen más que unos cuantos miles de palabras, voy a ilustrar mi excursión, realizada hoy 1 de junio, cuando los planes del ministerio de vivienda siguen dando noticias un día si y otro también, veamos la fiebre vendedora (lo inverso de lo ocurrido en 2000-2003):

Llegados al metro Lucero, tenemos enfrente los pisos más exclusivos de la zona, piden 366.000 € por 120 m2 + garaje, el cartel decolorado por el sol denota que ya lleva allí un largo tiempo (en concreto va a cumplir pronto el año). Dicen no tener prisa por venderlo, saben que al final vendrá alguien y lo pagará, estos pisos se vendían a 180.000-240.000 € hace tan solo cuatro años. ¿Ha subido mucho tu sueldo desde entonces?.

Salimos de la zona exclusiva y empezamos a ver un batiburrillo de papeles por todas las farolas y coches, se venden pisos por doquier, me hacen especial gracia aquellos que piden barbaridades y luego ponen en la coletilla: urge, o bien, abstenerse agencias.

Contabilizo un total de 30 carteles en un área de apenas 400 m2, todo en el entorno de la estación de metro, casi todos a precios desorbitados pero negociables. Aún así seguimos lejos de la situación de Villaverde, donde me consta que hay paradas de autobús empapeladas.

Los precios euro/m2 son insufribles, al nivel de Chamberí en el año 2000, en algunos casos hay estudios de 25 m2 por 96.000 €, o sea, 3.800 € / m2 por un zulo en un barrio obrero donde el salario medio merodea los 800 € al mes. ¿Alguien en su sano juicio cree que una pareja que ingresa unos 1.500 netos al mes puede meterse a vivir en un piso que les cuesta 10 años de salario íntegro?, ese es el caso del cartel que tenemos a la izquierda, 60 m2 a 27.500.000 pts.

 

Y aquí tenemos otro cartel que va a batir records, este piso de 140 m2 se puso a la venta en 2001 a 183.000 € (para reforma total), en vista de que subían como la espuma, el dueño quitó el cartel y rechazo las ofertas recibidas, a finales de 2002 puso el cartel pidiendo esta vez 300.000 €, lo ha intentado vender mediante tres inmobiliarias diferentes, y ahi sigue ahora el cartel escrito a mano. Como no se baja de la parra, acabará sucumbiendo a la realidad del mercado, porque precisamente tiene un mercado debajo, y en consecuencia muchos ruidos de carga y descarga.

Apenas hemos recorrido 500 metros y ya hemos visto 30 carteles de venta de pisos, y dos viviendas en venta, amén de numerosos anuncios de pinturas y reformas, algo que prolifera muchísimo en épocas de burbuja inmobiliaria.

Acabo de entrar a la calle Cebreros, sigo al lado del mercado y ya observo en el mismo inmueble un par de pisos en venta. Para evitar sobrecargar la página no voy a poner las fotos de los 6 pisos que vi en los apenas 600 metros que recorrí de la calle Cebreros (1 piso cada 100 metros, alucinante).

Dicen que cuando las ventas bajan a niveles preocupantes, las inmobiliarias (de las que contamos con un amplísimo surtido en el barrio) echan mano de las rebajas, aquí precisamente tenemos un cartel modificado, al que le han puesto un nuevo precio encima del antiguo, nada más ni nada menos que 12.000 € de rebaja.

Aún así el precio es realmente caro, 2400 € / m2 en Villa de Vallecas es un atraco a mano armada, por mucho que se empeñen en vendernos la moto.

Durante mi paseo de ya 1000 metros, compruebo varias estadísticas, entre ellas una muy interesante, de cada tres portales, uno tenía un cartel de "Se Vende", incluso sin que en la fachada se viese la vivienda concreta. Arriba a la derecha teneis un bajo que lleva año y medio en venta.

En la foto izquierda se vende ¡el edificio completo!, no he preguntado el precio, pero aparentemente son 2 plantas con un piso cada uno de 50 m2 útiles, más un vado y un local.

Prefiero ni pensar en el precio, porque como a todo madrileño propietario, seguro que el dueño ya ha pensado en un precio superlativo, alimentado por la codicia del ladrillo.

Llevo ya recorridos 1500 metros, sigo viendo bajos en venta y pisos por doquier, pero no los publico para ahorrar espacio.

Este cartel me ha dolido en el alma, vean el estado de desesperación de un soltero trabajador, que ha tenido que poner carteles a la "desesperada" por no encontrar alquileres decentes en el barrio. De momento he contabilizado 14 viviendas en venta, seguimos casi con la relación de 1 piso / 100 metros.

En las tres primeras fotos superiores teneis otro elemento a sumar dentro de la gran burbuja especulativa en la que nos vemos inmersos, decenas de locales en venta, algunos eran gimnasios, otros ya podeis ver vosotros mismos lo que eran, negocios que mueren por la falta de poder adquisitivo de los vecinos, en tiempos de recesión muchos negocios pagan el pato, pero aún así me permito pediros que griteis conmigo: "España va bien". Ya llevo recorridos 2000 metros, 22 viviendas en venta y 9 locales.

Olvidaba la obra nueva, en Lucero/Puerta del Angel hay decenas de casitas bajas que sobreviven a duras penas, en cuanto el dueño sucumbe al dinero surge enseguida una espantosa mole de ladrillo a precios inalcanzables, como los de esta promoción de Provial, que lleva año y medio en venta junto a un montón de pisos de realojo social. Mientras que al lado vive gente a la que le "regalaron" en 1970-80 los pisos por apenas 50.000 pts (y ahora algunos están en venta a 17 millones), los hipotéticos dueños de estos pisos pagarán más de 200.000 €. Fijense, de las cinco plantas, el local y dos pisos siguen a la venta, y encima una de las viviendas supuestamente vendidas, tiene un sospechoso cartel de "Se vende", se trata del segundo, vereis unos cartelitos en las ventanas que hacen esquina.

Justo enfrente tenemos otra nueva promoción (en Madrid hay suelo de sobra, digan lo que digan), vean:

Como podeis observar, tiene otro cartelito en el acceso indicando que se venden varios pisos, ninguno es de venta directa de promotora, de modo que tenemos de nuevo un montón de venta especulativa, pisos comprados hace diez años por 16.000.000 que tratan de ser vendidos a más del doble. ¿No existe algún político con narices para detener esta barbarie?.

Por la avaricia de unos pocos (o unos muchos, según se mire), unos jóvenes necesitados de piso han de renunciar a un sueldo completo, para así pagar la jubilación de un listo con dinero que se les adelantó en la compra. Si todos nos negásemos a hacerlo, entonces esos usureros del nuevo siglo se comerían sus ladrillos uno a uno.

Meditemos un poco, porque llevo recorridos 2200 metros y ya he visto 30 viviendas en venta, mirad, justo enfrente tenemos una grua:

Una antigua casa de lo que era la huerta de Madrid, acaba de morir, apenas se ve un cacho de muro derruido, y a su lado se levanta el esqueleto de la especulación, una promoción que ya estará completamente vendida desde 2001, que tras obtener todos los permisos ya se dispone a construir, ¿cuanto tardarán en aparecer los carteles de "se vende" en el portal, ¿cuantos pisos de esta promoción se habrán comprado con fines especulativos?.

Ya empezaba a estar cansado tras dos kilómetros de paseo, pero giré un momento la cabeza y me encontré con otra estampa, dos locales a la venta, juntitos. Más pequeño comercio muriendo y dos posibles lofts para ser vendidos a precio de oro.

 

Vaya casualidad, Kiron (la filial hipotecaria de Tecnocasa) acaba de instalarse en un viejo local. Cuando hice la foto tuve la suerte de pillar a uno de los comerciales regresando del bar, parece que se aburren los pobrecillos.

Y más solares dispuestos a ser urbanizados, en el primer caso un viejo almacen da paso a varios apartamentos de 34 m2 vendidos a 114.000 € cada uno, hagan sus cuentas y diganme que negocio mejor hemos podido tener estos años, aún así andan con ciertos problemas con el ayuntamiento por el tema de la cédula de habitabilidad (un piso requiere un mínimo de 40 m2 habitables). Enfrente tenemos otro solar en el que construirán 11 viviendas con calidades de lujo (si, si, después tenemos pinturas desconchadas, aglomerados de madera, electrodomésticos cutres y acabados deprimentes).

Tras casi 3000 metros recorridos, ya he fotografiado decenas de viviendas, y he podido ver un total de 44 viviendas con el cartel puesto, así como 19 locales en venta, aparte de tres promociones de nueva construcción, y todo esto en un barrio asentado, con más de medio siglo de historia (incluso algunas colonias ya han superado el siglo).

¿Aún crees que los pisos se venden?, ¿aún consideras que merece la pena hipotecar un sueldo a 30 años?, ¿sigues pensando que los precios seguirán subiendo un 15% anual y así en apenas tres años comprarás una casa mejor?, ¿ves normal que en un recorrido de 3 km haya más de una vivienda en venta en cada tramo de 100 metros?.

Esto son hechos, y lo demás son suposiciones, el hecho que hoy he podido constatar es claro, cada día más ventas especulativas realizadas en 1999-2001 salen a la venta a precios hiperinflados, los bancos están endureciendo considerablemente las condiciones de las hipotecas, el ministerio de la Vivienda se está moviendo firmemente de cara a proporcionar viviendas a precios razonables. Y por si fuera poco, las expectativas de subidas han desaparecido, con ello la demanda de pisos ha caido en un 40%.

Ahora la gente se acerca a las inmobiliarias con otra mentalidad, ya no dicen: "mira cuanto han subido los pisos en esta calle", sino que comentan: "vaya, parece que a 40 millones no se vende, en cambio este lo ha vendido por 30".

Que no os engañen, hasta que los precios no sean acordes a nuestros sueldos, ni se os ocurra comprar nada, os recuerdo las condiciones: el piso se ha de poder pagar con un sueldo, hipoteca a tipo fijo durante un máximo de 20 años sin destinar más del 35% de la renta familiar es lo más recomendable.