¡Y por fin algunos abren los ojos!...

¿Quién lo iba a decir?, tras tantos años al pie del cañón y del modo más tonto surge espontaneamente un movimiento juvenil sin banderas ni ideas, simplemente unidos por un problema común: la accesibilidad a la vivienda.

Fruto de un mensaje anónimo y coherente basado en la apatía juvenil y en los éxitos de los franceses en su cruzada contra la precariedad laboral, se corrió la voz de que había que parar esta imagen que damos de borregos botelloneros, por fortuna y pese a lo dificil que es movilizar incluso a apenas algunas miles de personas, el resultado fue precioso, tan precioso que el 14 de mayo de 2006 pasó a ser una fecha histórica porque por primera vez miles de jóvenes se unieron sin partidos ni banderas para reinvindicar un derecho humano y constitucional, el derecho a la vivienda digna.

Todo empezó apenas un mes antes, de nuevo el SIMA llegaba y abría sus puertas, para lo cual recurrieron a un insulso y estúpido lema en el que con sorna se afirmaba que solo uno cada mil individuos prefería no tener casa, para el resto estaban ellos. ¡Cuanta subnormalidad y falta de tacto tuvo el "ingenioso" artífice de la campaña!, ¿es qué no sabe que a estos precios nadie puede ni tan siquiera soñar con alquilar un piso?, es triste que se alcancen estas cotas de falta de respeto, no solo al movimiento hippy que bien demostró como era posible la vida comunal y en armonía con la naturaleza, sino a todos los jóvenes que si queremos una vivienda, pero NO A ESTOS PRECIOS.

Y por esto que parece un chiste pero que podría ser realidad salimos a la calle y alentamos el primer mensaje de la convocatoria, lo difundimos, la prensa cambió su forma de tratar este tema y le dio cabida, hubo portadas de periódicos como el "20 Minutos" con la movilización en primera plana, todas las principales capitales convocaron a los jóvenes a rebelarse por algo bueno y loable.

Y aquí empezó todo, en la Puerta del Sol el 14-M a las 17 horas, los jóvenes madrileños en vez de irse con los amigos a aprovechar el puente, vinieron en gran cantidad a la famosa plaza madrileña, todo comenzó con timidez y miedo, pero al ver que aquello funcionaba nadie dudó por un segundo en sentar su trasero en medio de la calurosa jornada que acompañaba a la convocatoria.

1.500 personas según la policia, 3.000 según otros sistemas de recuento, ¡¿qué importa!?, al final la plaza acabó repleta de gente sentada, y era el gesto lo que contaba, no los culos que tuviéramos sentados, la dificultad de movilizar a la sociedad es precisamente lo que da virtud a este movimiento.

Y me vais a permitir que os diga que apenas 2 horas después y cuando ya en la Puerta del Sol había incluso algunas bocas de metro taponadas por la gente, hubo un apoyo masivo a la idea de ir al Parlamento, TODOS estaban de acuerdo en que era necesario salir a la calle y utilizarla como instrumento de expresión, expresión que nos niegan esos que NO NOS ESTÁN REPRESENTADO, PSOE, PP, IU, CIU, CC, PNV y demás, todos ellos HAN OLVIDADO que su deber esencial es escuchar al pueblo y NUNCA hacer de ese parlamento SU parlamento, por eso gritamos que ellos, diputados de todos los partidos, en esta situación que vivimos no nos sirven, y el deber de todo político es servir, porque ellos son meros instrumentos de la voluntad popular.

No estáis soñando, no hay photoshop que valga, eso que veis es la situación que vivíamos tras una hora sentados delante del parlamento, fue increible ver como MAS Y MAS gente se unía pese a que era una concentración ilegal, la policia inferior en número no intervino y la actitud pacífica y elogiable de la juventud que salió a las calles permitió seguir adelante con una auténtica manifestación popular.

Y es que por una vez (y ha habido contadas ocasiones en la escasa democracia que hemos vivido) la voluntad popular ha salido a la calle sin convocantes, vivíamos una jornada histórica, cada vez más SMS y llamadas hacían que más y más gente saliera a la calle, de los 4.000 de Sol, pasamos a los 8.000 del Congreso y cuando se decidió cortar el tráfico en el Paseo del Prado vino una marea que perfectamente pudo llegar a las 15.000 personas, ya que se llenó por completo la subida a Gran Vía, mayores, niños, turistas, todos los que entendían nuestra lucha se unían y aunaban sus voces a las de tantos y tantos que ya realmente agotados seguían tras casi tres horas y media de sentada-manifestación.

Y es que nos sentamos en el Congreso, ante el Banco de España, hubo incluso gente que se dirigió a sentarse en el Ayuntamiento, también ante la sede de la Comunidad de Madrid, en la Gran Vía, donde por cierto la Batucada logró atraer al pico máximo de personas que casi alcanzó las 20.000 personas.

Pasaban las 21 horas y se decidió ir a Moncloa, pese a las horas y el cansancio la actitud pacífica y la no intervención de las fuerzas del orden permitieron seguir el camino, en Princesa comenzó a cambiar la actitud y no fue posible seguir.

De nuevo nos sentamos ante la policia ofreciendo como armas las manos desnudas de la gente que solo quiere vivir en paz y dignidad, sin querer ceder su vida a los bancos o especuladores de turno. Ellos también, los que estaban enfrente nuestro también eran sufridores de nuestro problema, toda la sociedad debería unirse frente a este sinvivir en que nos ha metido la irracional situación de un bien básico.

Tras dar la vuelta se llegó a visitar el Palacio Real y aún hubo gente con ganas de ir a la Plaza Mayor, por fortuna todo finalizó en las Vistillas donde las pocas docenas personas que aún quedaban a las casi 23 horas se dispersaron por la fiesta sin dar ocasión a la policia de entretenerse lanzando bolas de goma.

¡Felicidades!, este es el camino y la forma de hacer las cosas, ahora quizás sea también el momento de organizarlo todo mejor y hacer fuerza, porque somos el futuro de este país, somos el relevo a una generación enferma de ladrillo, tenemos la mejor formación y la mejor intención, por eso de nosotros debe ser el testigo de la historia y devenir de España, cambiemos el futuro para que nunca más nadie sufra el ostracismo y la exclusión que nosotros estamos viviendo.

GRACIAS